Cristina Mosca, con un grupo de mujeres en una terapia.

Cristina Mosca, con un grupo de mujeres en una terapia.

Cristina Mosca, psicóloga canaria y miembro de Charter 100 Gran Canaria, lleva más de 33 años ayudando a hombres y sobre todo a mujeres a encontrar su fuerza interior. Una batalla a veces ardua que la ha llevado a situaciones muy especiales en su carrera profesional.

La psicóloga canaria trata en su día a día con toda clase de mujeres de las Islas. Desde su amplia experiencia, Cristina cree que las mujeres del Archipiélago cuentan con ciertos problemas característicos.

Estos problemas son principalmente la falta de autoestima, el no saber gestionar la fuerza y la seguridad y tener la sensación de no saber valerse por sí mismas sin la ayuda de un hombre. Estas mujeres carecen muchas veces de la confianza suficiente en ellas mismas para manifestar sus opiniones con claridad.

También es algo muy característico de la mujer canaria el hecho de sobreproteger a sus hijos. E incluso cuando no tienen hijos, dice la psicóloga, “suelen adoptar roles de cuidadora con otros miembros de la familia, con su pareja o incluso con amigos”.

Existe en las mujeres canarias una tendencia a no conocer el poder inherente que tienen en su interior. Esto se refleja, por ejemplo, en la costumbre de ceder su poder personal frente a otras personas. Por ello muchas veces anteponen los deseos de los demás a los suyos propios.

La psicóloga afirma que muchas mujeres en Canarias son presa de un sentimiento de indefensión, y se sienten emocionalmente dependientes de otras personas. Este problema deriva de no conocer su verdadero potencial.

El sistema de Cristina Mosca

Con independencia de la problemática específica de cada mujer, la psicóloga canaria sigue siempre un mismo procedimiento para guiarlas en su camino de superación.

Lo primero y más importante que hace es informar acerca de la condición humana y el tremendo potencial inherente a ella. Mediante una serie de ejercicios prácticos y ejemplos, ayuda a las mujeres a recordar todo aquello de lo que son capaces y así hallar su fuerza interior.

Después de una entrevista clínica inicial, la psicóloga ayuda a la mujer a encontrar y comprender el origen de su problema. Esto es vital para el proceso de curación.

Una vez hecho esto, la psicóloga le proporciona herramientas para observar el problema y aprender a manejarlo. Se trata de una serie de técnicas que ayudan a la mujer a tomar el control de su vida y encontrar poco a poco la confianza en sí misma.

Luego la psicóloga explica con detenimiento la forma de llevar a cabo los ejercicios. Aquí se trata básicamente de diseñar el modelo de entrenamiento para fomentar el cambio de las formas de pensar y actuar.

A continuación, comienza el entrenamiento propiamente dicho. En esta fase del sistema de la psicóloga, las mujeres ponen en práctica todo lo aprendido anteriormente mediante el trabajo corporal y técnicas de relajación, respiración y movimiento creativo. Con esto se refuerzan la práctica y las observaciones de la persona en su proceso de recuperación.

Cristina busca en esta fase del proceso otorgar todavía más herramientas a la mujer para que ella alcance un compromiso a nivel espiritual con su nueva manera de ver la vida.

Encontrar tu fuerza interior, objetivo de la psicóloga canaria.

Encontrar tu fuerza interior, objetivo de la psicóloga canaria.

El objetivo

La meta final de todo este proceso ideado por la psicóloga es dotar a la mujer de una comprensión más profunda de su poder interior para gestionar todo lo negativo que hay en su vida. Cuando una persona adquiere este poder, es capaz de confiar en sí misma y enfrentarse a cualquier vicisitud con la certeza de que posee la fuerza y la capacidad de salir adelante. No existe una mentalidad más efectiva.

Con su sistema, la psicóloga consigue despertar en las mujeres la voluntad para mejorar constantemente su capacidad de aumentar su confianza y de empoderarse a lo largo de toda la vida.

“Cuando una mujer se propone aprender a amarse, observar en el día a día las situaciones en las que no se ama y realizar diversos sistemas para lograr el amor propio, está en el camino más directo hacia la confianza y el amor propio”, asegura.

La danzaterapia

La psicóloga realiza entrenamientos de toda clase dirigidos a mejorar la autoestima y la confianza de las mujeres. Estos entrenamientos consisten en estrategias para mejorar las habilidades de comunicación, gestión del ocio y el tiempo libre, relaciones interpersonales, mediación en problemas de pareja, asesoramiento en la educación de los hijos, gestión de las emociones, aceptación de la muerte, pautas para una vida sana y orientación vocacional y profesional, entre un largo etcétera.

Una de las herramientas con las que trabaja la psicóloga y que le da excelentes resultados es la danzaterapia, o laboratorio de danza. En este laboratorio, las mujeres comparten sus inquietudes en grupo, relativizando así su importancia.

Comienzan reflexionando sobre un tema, comparten sus experiencias y finalmente se lleva todo esto al ámbito físico mediante el movimiento corporal, a través de técnicas de relajación, meditación, respiración, danza e interpretación.

Con esta técnica la psicóloga traslada la carga emocional de estas mujeres y sus problemas al terreno de lo físico, lo cual las ayuda a sentir la energía curativa del grupo de forma más intensa y acelerar así el proceso de recuperación.

Una nueva manera de pensar

Lo que la psicóloga canaria busca transmitir al fin y al cabo no es otra cosa que un cambio de paradigma: no ver los problemas como un obstáculo o un enemigo, sino como una oportunidad para mejorar. Sólo así las personas somos capaces de enfrentarnos a los retos de la vida con amor y coraje.

“Todo está en perfecto orden. Lo que sucede conviene. La paz y la felicidad dependen de mí. El amor es la respuesta para todo”. Es el concepto de sincrodestino.

Adquirir responsabilidad y emprender acciones en lugar de lamentarse o hacer juicios de valor es siempre la opción ideal ante cualquier contratiempo. La primera te empodera, la segunda sólo te mantiene en el papel de víctima.

Toda una lección por parte de Cristina Mosca, nuestra compañera de Charter 100 Gran Canaria. Si crees que los servicios de Cristina te pueden interesar, no dudes en acercarte a su consulta en Tomás Morales 23-1ºC, Las Palmas de Gran Canaria. O si lo prefieres, visita su página web.

Con Cristina, la seguridad y la confianza en tu potencial están al alcance de tus manos.

Un currículum brillante

Cristina cursó sus estudios en el Colegio Alemán de Las Palmas de Gran Canaria. Aprobó el curso preuniversitario para acceder a los estudios en Alemania y se licenció en Psicología por la Universidad de La Laguna.

La psicóloga canaria tiene más de 33 años de experiencia profesional y ha atendido a miles de mujeres a lo largo de su carrera.

Mosca fue miembro de la empresa ERGO consultores, estuvo contratada por la ONG Ghandi, ha sido responsable del área de Psicología jurídica y miembro colaborador en la Comisión de Drogodependencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas de Gran Canaria.

Cristina ha participado en numerosos cursos y encuentros profesionales sobre justicia juvenil, salud mental y derecho, psicología forense, y mucho más.

Por si fuera poco, la psicóloga también cuenta con experiencia docente dentro de su ámbito profesional. Cristina ha dado clases en el Proyecto Formativo financiado por el INEM para la formación de Mandos Intermedios y Vendedor de Productos de consumo, así como en la Escuela Superior de Ciencias Criminológicas. Habla alemán, italiano e inglés.

En la actualidad, la psicóloga desarrolla su labor profesional en su propio centro, el Centro Cristina Mosca de Psicología, Danza y Meditación, situado en Tomás Morales, donde desempeña la psicología clínica en las siguientes dimensiones:

  • Psicoterapia individual
  • Psicoterapia de pareja
  • Psicoterapia de familia
  • Psicoterapia de grupo
  • Psicodanza

El acercamiento de Cristina a la psicología clínica parte del corazón, y se orienta hacia una psicología profunda y humanista. No por esto deja de tener en consideración los resultados obtenidos en las últimas investigaciones científicas, así como las enseñanzas de los sabios maestros espirituales y buscadores de la verdad de todos los tiempos.